julio 13, 2024

BRICS realmente expresa los intereses de la mayoría mundial

Rusia preside los BRICS en 2024. El asesor del Presidente ruso para asuntos internacionales, Yuri Ushakov, concedió una entrevista exclusiva a TASS, en la que habló sobre las prioridades de Moscú, las perspectivas de desarrollo y ampliación de los BRICS, así como sobre los intentos de Occidente de socavar el trabajo de esta asociación.

Pregunta: El jefe de Estado ruso, Vladímir Putin, al hablar de las prioridades de la presidencia rusa en los BRICS, mencionó el desarrollo de la asociación económica, la cooperación en los campos de la ciencia y la innovación, la cultura, el deporte, la seguridad y la lucha contra el terrorismo. ¿Cuáles de estos ámbitos serían prioritarios? Para nosotros, ¿el principal valor de los BRICS está en el plano político, económico o civilizacional?

Yuri Ushakov: En primer lugar, quisiera señalar que la cooperación en el formato BRICS es sin duda uno de los principales vectores de la política exterior de la Federación de Rusia a largo plazo. La interacción con los participantes de la asociación responde a los intereses nacionales fundamentales de nuestro país y encaja orgánicamente en nuestro rumbo coherente hacia la formación de un orden mundial multipolar justo, hacia la creación de igualdad de oportunidades de desarrollo para todos los Estados.

Como señaló el presidente ruso en su discurso publicado el 1 de enero en relación con el inicio de la presidencia de Rusia en los BRICS, en 2024 nos centraremos en promover toda la gama de asociaciones de cooperación en tres áreas clave: política y seguridad, economía y finanzas, conexiones culturales y humanitarias. Estas tres áreas son de naturaleza central y equivalente, y las identificamos como prioridades de la presidencia rusa, la que se llevará a cabo bajo el lema general: “Fortalecer el multilateralismo para un desarrollo y una seguridad globales equitativos”.

Permítame subrayar que Rusia asume las funciones de presidente de los BRICS con gran entusiasmo y una escrupulosidad excepcional. Se aprobó el concepto integral de la presidencia de nuestro país [en los BRICS]. Para implementarlo, un decreto presidencial creó el Comité Organizador interdepartamental para la preparación y provisión de la presidencia de la Federación de Rusia en la asociación BRICS en 2024. Esta estructura, que me ha sido encomendada, coordina la participación en los mecanismos BRICS de las autoridades federales y regionales rusas, de los círculos parlamentarios, empresariales y públicos y, en general, todas las cuestiones relacionadas con la presidencia rusa, incluida la preparación de reuniones en diversos niveles y, por supuesto, las cumbres del grupo.

El Comité Organizador se reúne de manera regular, en su marco se han creado grupos de trabajo que supervisan los temas de política exterior, finanzas y organización. Todos los ministerios y departamentos, organizaciones públicas y otras estructuras informan oportunamente al Comité Organizador sobre el progreso y los resultados del trabajo realizado.

En diciembre de 2023, el Comité Organizador aprobó un Plan de Acción a gran escala bajo los auspicios de la presidencia rusa. Se prevén alrededor de 250 eventos que se celebrarán en más de diez ciudades de Rusia. Además, cada vez se reciben más solicitudes para organizar eventos adicionales en áreas importantes de cooperación en el marco de los BRICS. En el sitio web de nuestra presidencia, brics-russia2024.ru, se publica periódicamente información actualizada sobre lo que se está implementando y planificando exactamente.

El principal evento de la presidencia rusa será, por supuesto, la cumbre de los BRICS que se celebrará en Kazán del 22 al 24 de octubre. Además, esta será la primera cumbre de la asociación en formato ampliado. Permítame recordarle que, en la reunión de líderes [de los países BRICS]en Johannesburgo en agosto del año pasado, se tomó la decisión de invitar a nuevos miembros a la asociación, y desde el 1 de enero de este año el grupo incluye 10 Estados. La duplicación del número de miembros del BRICS abre, sin duda, amplias oportunidades para fortalecer aún más el papel y la autoridad de nuestra asociación en el ámbito internacional. Al mismo tiempo, Rusia, como actual país presidente, tiene la responsabilidad especial de garantizar la integración más rápida y orgánica de los nuevos participantes en el trabajo de todos los mecanismos del grupo BRICS. Y ésta, por supuesto, es una tarea transversal y prioritaria de nuestra presidencia.

 

Pregunta: ¿Por qué Kazán se convirtió en la sede de la cumbre de los BRICS en 2024?

Yuri Ushakov: Kazán no fue elegida por casualidad como sede de la cumbre. La ciudad tiene todo lo necesario para organizar una reunión de líderes mundiales a un nivel digno. Esto incluye una red de transporte desarrollada, infraestructura turística y, en general, un entorno urbano moderno y confortable. Los dirigentes de la República de Tatarstán tienen mucha experiencia en este tipo de cosas, ya que llevan organizando con gran éxito varios foros internacionales desde hace muchos años. Los miembros del Comité Organizador viajan constantemente a Kazán para seguir en tiempo real todos los trabajos preparatorios para la cumbre y la reunión de numerosas delegaciones de los países BRICS. El Comité Organizador mantiene estrechos contactos con los dirigentes de Tatarstán, con todos los responsables locales de las tareas prácticas concretas que afronta la ciudad en vísperas de un evento de escala tan grande.

El Comité Organizador se centra en cuestiones relacionadas con garantizar la disponibilidad de más de 50 hoteles urbanos y otras instalaciones de alojamiento para los jefes de Estado y de Gobierno extranjeros, así como de las delegaciones que los acompañen. Se presta atención a garantizar que el alojamiento hotelero cumpla con los más altos estándares de comodidad y seguridad. Las autoridades locales participan activamente en la modernización de la infraestructura y la mejora de las áreas urbanas en los lugares donde se alojarán los invitados y, por supuesto, en la preparación de las instalaciones para la celebración de los eventos de la cumbre.

Las negociaciones directas entre los líderes y las reuniones principales se llevarán a cabo en el centro internacional de exposiciones Kazan Expo. Se trata de un recinto único, uno de los más grandes y modernos de Rusia en términos de equipamiento técnico. Kazan Expo se construyó precisamente para albergar eventos de gran escala para varias decenas de miles de invitados; recientemente tuvo lugar allí la gran inauguración de los Juegos del Futuro en presencia del presidente de Rusia y varios jefes de Estado extranjeros. El complejo se distingue por una ubicación conveniente: queda a cinco minutos del aeropuerto y a veinte minutos en coche yendo por autopista desde el centro de Kazán. Durante los días de la cumbre, también funcionarán autobuses lanzadera gratuitos para todos los visitantes de Kazan Expo.

Volviendo al programa de la presidencia rusa en los BRICS, mencionaré que ya se han producido muchos acontecimientos. En particular, tuvieron lugar los siguientes eventos: Reunión de Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales de los países BRICS, Reunión del Comité de Altos Funcionarios de Energía de los BRICS, Consultas de Expertos sobre Seguridad de la Información, Lucha contra el Lavado de Dinero y el Financiamiento del Terrorismo, Conferencia del Voluntariado Juvenil, Sesión del Grupo de Trabajo de los BRICS sobre Medicina Nuclear. Por supuesto, los asesores y representantes de los Estados participantes, que son responsables del contenido de la agenda de cooperación en el marco del BRICS, mantienen contactos regulares entre sí. A finales de enero y principios de febrero se reunieron en Moscú.

En otras palabras, el calendario oficial de eventos del grupo BRICS en 2024 es muy denso y lleno de acontecimientos, y la gama de temas es multifacética y ambiciosa.

 

Pregunta: ¿Los BRICS seguirán siendo un club de “países grandes”, o los Estados pequeños también pueden contar con unirse a la asociación?

Yuri Ushakov: Para empezar, permítame contarle un poco de contexto histórico. La abreviatura BRIC (Brasil, Rusia, India y China) fue utilizada por primera vez en 2001 por un analista occidental (Jim O’Neill del grupo bancario Goldman Sachs), que estudió el potencial de desarrollo económico de los países en vías de desarrollo y llegó a la conclusión de que estos cuatro Estados determinarían la dirección del desarrollo de la economía y la política mundiales en el siglo XXI. De hecho, él, sin saberlo, anticipó la creación de nuestra asociación. Apenas cinco años después, en 2006, al margen del 61.º período de sesiones de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia, Brasil, China y el ministro de Defensa de India celebraron una reunión especial, en la que acordaron desarrollar cooperación multifacética en formato cuadrilátero.

En 2009 se celebró en Ekaterimburgo la primera cumbre de estos cuatro Estados. La Declaración Conjunta final registró un deseo común de desarrollar “un diálogo y una cooperación consistentes, activos, pragmáticos, abiertos y transparentes” no sólo en beneficio de los países en vías de desarrollo y los países con mercados emergentes, sino también con miras a construir un “orden mundial armonioso”, en el que prevalezca “paz duradera y prosperidad compartida”. Surgió la pregunta de cómo llamar a la asociación. Y resultó que el término original académico, BRIC, era bastante adecuado para ello. Así coincidimos con nuestros homólogos brasileños, indios y chinos.

Con la adhesión de la República de Sudáfrica en 2011, se añadió otra letra a la abreviatura BRIC, la «S». Y el nombre de la asociación empezó a sonar como BRICS, donde la “S” significa la primera letra del Estado de Sudáfrica.

Durante el período relativamente corto de su existencia, la asociación BRICS se ha desarrollado rápidamente y se ha transformado en un extenso mecanismo de interacción multinivel sobre la más amplia gama de temas de la agenda global. Me gustaría destacar, en particular, la cumbre de los BRICS que tuvo lugar en la ciudad rusa de Ufá en 2015, tras la cual se anunció el lanzamiento de las primeras instituciones financieras de la asociación, el Nuevo Banco de Desarrollo y el Fondo de Reservas de Contingencia, con un volumen total de recursos financieros de 200.000 millones de dólares, lo que demuestra claramente la creciente influencia de nuestros países en la economía mundial.

Por cierto, en términos de paridad de poder adquisitivo, los BRICS ya han superado a los miembros del G7: nuestra asociación representa el 35,6% del PIB mundial, mientras que el G7 aporta el 30,3%. Y para 2028, la situación cambiará aún más a favor de los BRICS, con 36,6% frente a 27,8%

No es casualidad que nuestro presidente haya llamado la atención sobre esto en su discurso ante la Asamblea Federal rusa. El peso colectivo de los Estados miembros de la asociación en la economía global es de 58,9 billones de dólares. Los BRICS representan más de un tercio de la superficie terrestre del planeta (36%), el 45% de la población mundial (3.600 millones de personas), más del 40% de la producción total de petróleo y aproximadamente una cuarta parte de las exportaciones mundiales de bienes.

Una autoridad tan alta y un papel constructivo verdaderamente serio de los BRICS en la economía y la política mundiales atrae naturalmente la atención de otros países que han comenzado a mostrar el deseo de unirse al trabajo de la asociación de una forma u otra. Muchos perciben a los BRICS como un prototipo de multipolaridad, una estructura que une al Sur y al Este Global sobre los principios de igualdad, soberanía y respeto mutuo. Los BRICS abordaron la XV cumbre en Johannesburgo el año pasado con toda una lista de solicitudes de adhesión de más de veinte países. Por lo tanto, en la cumbre se tomó una decisión política fundamental para ampliar la asociación y se trabajó minuciosamente para determinar el círculo de Estados para la admisión prioritaria. Y como resultado, se acordó invitar a seis países a los BRICS como miembros de pleno derecho a partir del 1 de enero: Egipto, Irán, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Etiopía y Argentina. Por cierto, al mismo tiempo se tomó la decisión de conservar el nombre mundialmente reconocido, BRICS, incluso después de la ampliación. Esto permite, entre otras cosas, enfatizar aún más la continuidad de nuestro trabajo en la asociación, así como el papel clave de los miembros fundadores.

 

Pregunta: ¿Cuándo podemos esperar la próxima “ola” de expansión de los BRICS?

Yuri Ushakov: Teniendo en cuenta la expansión que se ha producido, la presidencia rusa en los BRICS este año tiene una misión especial: garantizar un ingreso cómodo en la asociación de todos los nuevos participantes y al mismo tiempo preservar y aumentar todos los desarrollos y logros acumulados durante los años anteriores, preservar y desarrollar la experiencia de una cooperación eficaz. Para hacer esto, en primer lugar, nos centraremos en la integración orgánica de los «reclutas» en la arquitectura de los mecanismos de asociación, en su familiarización con la «cultura BRICS» que se ha desarrollado durante 15 años. A las autoridades ejecutivas rusas se les ha encomendado una tarea clara: en estrecha coordinación con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, involucrar activa y proactivamente a los cinco nuevos países en el funcionamiento del grupo BRICS, mostrarles cómo se construye en la práctica la cooperación en la asociación.

Esto se aplica a los nuevos miembros BRICS que ya han sido aceptados. Sin embargo, el número de personas que desean establecer algún tipo de interacción con nuestra asociación sigue creciendo. Si para la cumbre de Johannesburgo, como se mencionó anteriormente, había poco más de veinte solicitudes, al día de hoy se han recibido varias nuevas peticiones. Y aunque por el momento es prematuro hablar de una segunda “ola” de expansión, todos los países de la asociación coinciden en que el interés de muchos Estados por los BRICS sólo puede ser bienvenido y estimulado. Esto demuestra claramente que los principios sobre los que opera nuestra asociación son verdaderamente cercanos a una amplia gama de países, de hecho, a la mayoría mundial.

Permítame recordarle a este respecto que en Johannesburgo se tomó otra decisión importante. Se trata del desarrollo de una nueva forma de interacción entre los BRICS y los países no miembros. Se trata de determinar las modalidades de una nueva categoría especial: los Estados socios del BRICS, que participarían en la cooperación en proyectos específicos tanto en el campo político como en el económico.

 

Pregunta: Para Argentina, que bajo el nuevo presidente decidió no unirse a los BRICS, ¿siguen abiertas las puertas de la unificación?

Yuri Ushakov: En cuanto a Argentina, como usted sabe, allí se celebraron elecciones presidenciales a finales del año pasado. La nueva Administración argentina afirmó que de momento no ve a su país en los BRICS y envió cartas oficiales correspondientes a todos los jefes de Estado de nuestro quinteto. Así fue la elección de las autoridades argentinas y, por supuesto, debe ser respetada. Pero está claro que, por su peso político y económico, este Estado es ciertamente digno de ser miembro de nuestra asociación.

 

Pregunta: ¿Ha habido criterios de selección claros para los BRICS?

Yuri Ushakov: Durante su presidencia, la parte rusa está trabajando en los criterios de selección y las candidaturas de dichos países socios. Tanto estos criterios como una lista específica de posibles socios deben ser acordados por todos los miembros del grupo BRICS y presentados para su aprobación en la cumbre de Kazán. Es bastante lógico que, en el futuro, a medida que los países socios adquieran experiencia en la interacción en el marco de varios mecanismos BRICS, se consideren sus solicitudes de membresía plena. Al discutir candidatos específicos, por supuesto, se tendrá en cuenta el peso político y económico del país candidato, su lugar no sólo en su región, sino también en el escenario internacional en su conjunto. Una condición indispensable es el apoyo de los principios de multipolaridad y del aumento del papel desempeñado por los países en vías de desarrollo en la gobernanza global, así como la defensa de los valores fundamentales de los BRICS, incluido el espíritu de igualdad, respeto mutuo, apertura, inclusión y cooperación constructiva.

Pero, naturalmente, el formato bien probado de interacción con amigos y países de ideas afines, el BRICS+, seguirá existiendo. En esencia, este es un formato ad hoc, cuando los líderes de los Estados interesados ​​en hacer su contribución constructiva a la discusión de temas actuales en la agenda internacional y regional son invitados a las cumbres de BRICS. Por ejemplo, el año pasado nuestros amigos sudafricanos invitaron a varios países del continente africano a la cumbre en Johannesburgo. Y este año, Rusia planea celebrar la cumbre en el formato BRICS+ en Kazán con una invitación a los jefes de los Estados miembros y jefes de las estructuras ejecutivas de la Unión Económica Euroasiática (UEEA), la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), y posiblemente otros países y estructuras regionales.

 

Pregunta: ¿Cómo valora la actitud de los países occidentales hacia los BRICS y acaso ve su interés en unirse al trabajo de la asociación?

Yuri Ushakov: Todo está claro en este sentido. Es evidente que no están contentos con la creciente autoridad e influencia de los BRICS. Seamos honestos: están abiertamente celosos de nuestra expansión, así como del hecho de que a los países de la mayoría mundial les gustaría unirse más estrechamente para cooperar en la plataforma BRICS. Vemos muchas pruebas de cómo nuestros oponentes occidentales están intentando socavar y debilitar nuestra asociación.

En resumen, los BRICS, como el proceso más objetivo de creación de un nuevo orden mundial, tienen oponentes irreconciliables que buscan frenar este proceso e impedir la formación de nuevos centros independientes de desarrollo e influencia en el mundo. Pero los BRICS en sí no compiten con nadie, no se oponen a nadie, no es una asociación antioccidental. Por cierto, nuestro presidente lo ha mencionado en varias ocasiones.

La actividad más importante del grupo BRICS es la cooperación en el campo de la economía y las finanzas. Como sabemos, mediante la fusión se creó y sigue trabajando el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) y se formó un Fondo de Reservas de Contingencia que permite, de ser necesario, responder adecuadamente a los procesos de crisis en la economía mundial. Recientemente, en los círculos de expertos se ha debatido activamente la posibilidad de introducir una “moneda única de los BRICS”.

Además, el presidente Putin ha hablado repetidamente de la importancia de la cooperación en el ámbito humanitario, la cultura y el deporte.

 

Pregunta: ¿Podría detallar qué ideas y propuestas ha preparado la presidencia rusa para los socios BRICS en cuanto a los temas mencionados?

Yuri Ushakov: En el ámbito económico, la presidencia rusa se centra en cuestiones de fortalecer aún más la asociación estratégica de los Estados participantes en el comercio, la inversión, la innovación, la tecnología y las esferas sociales. El objetivo común es crear las condiciones para un crecimiento económico seguro de todos los países BRICS. Para lograrlo, es necesario intensificar la cooperación multifacética entre los círculos empresariales de nuestros países y ampliar los contactos comerciales, incluso a través de los pequeños y medianos empresarios. Buscaremos formas óptimas de aumentar el comercio y la inversión mutuos y abordaremos las cuestiones de garantizar la estabilidad financiera. Exploraremos las posibilidades de una cooperación ininterrumpida en el contexto de los riesgos asociados con el aumento de sanciones unilaterales y medidas proteccionistas.

Consideramos que el aumento del papel de los países BRICS en el sistema monetario y financiero internacional es una tarea destacada para el año en curso. En la Declaración de Johannesburgo de 2023, los líderes de los países miembros registraron el enfoque de nuestros Estados en aumentar las liquidaciones en monedas nacionales y fortalecer las redes de banca corresponsal para garantizar las transacciones internacionales. Se seguirá trabajando en el desarrollo del mecanismo del Fondo de Reservas de Contingencia, principalmente en términos del uso de monedas alternativas al dólar estadounidense. Creemos que un objetivo importante para el futuro es la creación en el marco del BRICS de un sistema de pago independiente que se base en las tecnologías más modernas, como las monedas digitales y la tecnología blockchain. Lo más importante es que sería cómodo para los Estados, la población y las empresas, no requeriría gastos importantes y no estaría sujeto a la política.

Además, estamos trabajando con socios en iniciativas sobre temas tan actuales como la seguridad y la sostenibilidad de las cadenas de transporte globales, el aumento de la eficiencia del transporte y la reducción de los costos logísticos. Estamos hablando, en particular, del desarrollo acelerado del corredor transcontinental Norte-Sur. Esta arteria principal conectará los puertos rusos en los mares del Norte y el Báltico con las terminales marítimas en la costa del golfo Pérsico y el océano Índico. En el futuro, esta ruta podrá garantizar el tránsito anual de hasta 30 millones de toneladas de carga. Además, Rusia hizo una propuesta para establecer una comisión de transporte permanente en el marco de los BRICS, que se ocuparía no sólo del proyecto Norte-Sur, sino también, de manera más amplia, del desarrollo de corredores logísticos y de transporte, tanto interregionales como globales. En el campo de la ciencia y la innovación, se tomarán medidas para implementar el Acuerdo de Cooperación en el campo de la constelación de satélites de teledetección de los países BRICS, así como para promover el Código de Ética en el Campo de la Inteligencia Artificial, desarrollado en Rusia. Pretendemos promover de todas las formas posibles la cooperación entre los parques científicos y las incubadoras de empresas de nuestros países en el marco de la iniciativa Red de Innovaciones iBRICS. Y, por supuesto, estamos interesados ​​en ampliar los vínculos entre los centros académicos y científicos, las instituciones de investigación y de educación superior de los Estados miembros, incluso a través de la Universidad Digital de los BRICS. Parte de estos esfuerzos es el trabajo conjunto de los participantes de la asociación para garantizar el reconocimiento mutuo de las calificaciones académicas y mejorar los sistemas de clasificación universitaria.

Nuestro objetivo es trabajar estrechamente con los socios BRICS a fin de profundizar la cooperación en el campo de la economía digital, las tecnologías de la información y la comunicación y la innovación. Se trata de un amplio bloque de tareas, que incluyen el desarrollo del comercio electrónico, la introducción de la inteligencia artificial, el procesamiento de grandes volúmenes de datos y el Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés – referencia de TASS), así como la asistencia en la organización de empresas ‘startups’ tecnológicas. Por iniciativa de Rusia, se está intensificando el diálogo entre las autoridades tributarias, aduaneras y antimonopolio, así como la interacción en el marco de la Plataforma de Investigación Energética de los BRICS. Esperamos que los miembros de la asociación apoyen nuestra idea de crear un Grupo de Contacto sobre Clima y Desarrollo Sostenible en el marco de los BRICS.

En un ámbito tan importante como el de la salud, continuaremos nuestros esfuerzos para impulsar la iniciativa rusa de poner en marcha un Sistema Integral de Alerta Temprana de los riesgos de enfermedades infecciosas generalizadas. Además, proponemos crear la Asociación Médica y la Revista Médica BRICS y establecer una coordinación más estrecha en el marco del Grupo de Trabajo sobre Medicina Nuclear de la asociación. En la agenda están también temas como la resistencia a los antimicrobianos, el desarrollo de la medicina social y el apoyo a las personas con discapacidad.

Me gustaría destacar especialmente que la presidencia rusa está comprometida a profundizar toda la gama de contactos humanitarios, incluso en el ámbito de la cultura, los intercambios juveniles, los deportes y el turismo. Están previstos festivales de cultura y cine del grupo BRICS, foros académicos y civiles, un foro juvenil y un campamento juvenil, así como un foro de jóvenes diplomáticos. Además, se programa el Foro Municipal Internacional de los países BRICS+, así como el tradicional Foro de Ciudades y Municipios Gemelos.

En junio se celebrarán los Juegos BRICS en formato abierto, a los que están invitados atletas de más de 60 países. Su programa incluye 29 deportes.

 

Pregunta: Estos Juegos comenzarán un mes antes del inicio de los Juegos Olímpicos de París. ¿Se propone Rusia celebrarlos como alternativa a los Juegos Olímpicos y dar ejemplo de deporte no politizado? ¿O se trata más bien de una competición amistosa tipo festival?

Yuri Ushakov: La iniciativa de celebrar los Juegos BRICS no es una respuesta a las restricciones ilegales y discriminatorias en el ámbito deportivo impulsadas por Occidente, sino otro formato de interacción multifacética entre los Estados miembros de la asociación en diversos campos, en este caso, en el campo de deportes. No se trata de un hecho aislado, sino que ya se ha convertido en un elemento tradicional del programa de las presidencias de cada país desde 2016. Por ejemplo, en 2023 los Juegos fueron organizados por Sudáfrica en Durban. Este año Rusia organiza estos concursos, garantizando a todos los Estados interesados ​​igualdad de acceso a la plena participación en ellos. Por cierto, los equipos de los países BRICS estuvieron ampliamente representados en los innovadores Juegos del Futuro que terminaron recientemente en Kazán.

 

Pregunta: Una de las principales áreas de cooperación en el grupo BRICS es la política y la seguridad, según consta en la Declaración de Johannesburgo. ¿Cree usted que en el futuro los países de la asociación podrían intercambiar obligaciones de seguridad, como por ejemplo en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC)? ¿Está Rusia interesada en esto? ¿Se está discutiendo la posibilidad de realizar ejercicios militares bajo los auspicios de los BRICS?

Yuri Ushakov: En el marco de la presidencia rusa de los BRICS se prevé una agenda verdaderamente amplia de cooperación en el ámbito de la política y la seguridad. Nuestra asociación no tenía ni tiene un componente de cooperación militar o técnico-militar. Creo que no revelaré ningún secreto al decir que los BRICS no tienen planes de construir este tipo de interacción u organizar ejercicios militares.

Ahora, en cuanto a objetivos específicos para el año en curso. Tenemos la intención de continuar las consultas periódicas entre los ministros de Asuntos Exteriores y los altos representantes encargados de las cuestiones de seguridad. También promoveremos contactos intensificados entre representantes de los Estados BRICS en la ONU y otras plataformas multilaterales clave. Desarrollaremos la práctica de realizar reuniones de jefes de misiones diplomáticas de los Estados miembros de la asociación en terceros países. Todo esto nos permitirá aportar nuestra útil y solicitada contribución a la resolución de problemas globales y regionales urgentes, además de establecer mecanismos sostenibles para la interacción entre la asociación y los Estados en vías de desarrollo interesados.

Quisiera señalar que la cooperación de los BRICS en el campo de la política y la seguridad se construye sobre una base desideologizada y sin dobles estándares, basada en el respeto a la soberanía de los Estados participantes y la no injerencia en sus asuntos internos. Al mismo tiempo, se presta la debida atención a los intereses y prioridades nacionales, así como a la experiencia y las particularidades de cada Estado miembro. Se ha establecido un intercambio de información colaborativo entre sus autoridades competentes, que permite la identificación y neutralización oportuna de determinadas amenazas.

Los miembros del grupo BRICS están comprometidos a resolver diferencias y disputas a través del diálogo y la consulta y apoyan todos los esfuerzos para promover la resolución pacífica de las crisis. Se esfuerzan por promover el fortalecimiento del sistema de control de armamentos, el desarme y la no proliferación de armas de destrucción masiva, y abogan juntos por impedir la colocación de armas y una carrera armamentista en el espacio ultraterrestre.

En el ámbito de la lucha contra el terrorismo, planeamos utilizar activamente el grupo de trabajo especializado de los BRICS y contribuir de todas las formas posibles a la implementación de la Estrategia Antiterrorista de los BRICS, aprobada en 2020 durante la anterior presidencia rusa. Adoptamos un enfoque igualmente contundente para resolver los problemas prácticos relacionados con la represión del tráfico de drogas, la lucha contra el blanqueo de dinero y el cierre de canales de financiación de actividades delictivas.

La presidencia rusa aboga por llevar la cooperación en el ámbito de la seguridad de la información a un nuevo nivel. Dado que con el desarrollo de la tecnología aparecen nuevas oportunidades para su uso con fines delictivos, es necesario desarrollar conjuntamente reglas, normas y principios universales de comportamiento responsable en el ámbito informativo. Se ha creado un grupo de trabajo sobre seguridad en el uso de tecnologías de la información y las comunicaciones, que funciona activamente en los BRICS. También contamos con el apoyo a las ideas rusas sobre el establecimiento de un intercambio de información sobre incidentes informáticos dentro del grupo BRICS y la celebración de un memorando sobre la seguridad de la información.

La cooperación de los BRICS en la lucha contra la corrupción también está avanzando. Nuestros países están llevando a cabo programas de capacitación anticorrupción e intercambian sus mejores prácticas e información, además de ayudarse mutuamente en la investigación de flujos financieros ilícitos y la recuperación de activos robados.

Por supuesto, prestaremos especial atención al desarrollo de la interacción interparlamentaria. En julio se celebrará en San Petersburgo el Foro Parlamentario de los BRICS, que estará precedido por la primera reunión de presidentes de las comisiones de asuntos internacionales de los Legislativos de la asociación. Estamos seguros de que estas reuniones darán un impulso para intensificar aún más las relaciones interparlamentarias, ahora en un formato que cuenta con diez miembros.

 

Pregunta: ¿Sería correcto llamar a los BRICS (teniendo en cuenta la reciente expansión) una especie de “G20 menos Occidente”? ¿Pueden los BRICS convertirse en una alternativa al G20 y un contrapeso al G7, o son organizaciones fundamentalmente diferentes con objetivos diferentes?

Yuri Ushakov: Lo repito una vez más: Rusia nunca ha presentado los BRICS como una contraparte de otras estructuras interestatales, ya sea el G20 o el G7. A ese respecto, creemos que la asociación es única en sí misma. Los BRICS son un mecanismo autosuficiente que, como se ha subrayado más de una vez, desempeña uno de los papeles principales en la configuración de la agenda global. A lo largo de los años de trabajo conjunto, la asociación ha desarrollado una cultura especial de diálogo entre Estados que representan diferentes civilizaciones, religiones y macrorregiones. Los miembros de la asociación están unidos por relaciones abiertas y de confianza basadas en los principios de igualdad soberana, respeto a la elección de caminos de desarrollo independientes y el respeto garantizado de los intereses de los demás. Esto siempre ayuda a encontrar puntos en común y soluciones a los problemas más difíciles.

Además, en todas las acciones y declaraciones, a nivel de documentos y en la práctica, los países BRICS demuestran que están abiertos al diálogo honesto e igualitario. Juntos abogamos por la construcción de conexiones de redes horizontales entre diversos procesos de integración regional y subregional en los países de Eurasia, África y América Latina. Estamos hablando, en particular, de estructuras como la Organización de Cooperación de Shanghái, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y la Unión Económica Euroasiática. Por cierto, la Unión Económica Euroasiática interactúa dinámicamente con los socios chinos, en particular, en el contexto de la implementación de su Iniciativa de la Franja y la Ruta. Permítame enfatizar que todos estos procesos se acelerarán y se volverán más intensos.

Es precisamente esta cooperación multinivel la que debería convertirse en la base de un orden mundial multipolar más equitativo, un modelo de comunicación interestatal equitativa para encontrar respuestas a los desafíos que enfrenta el mundo. Creo que la receta para el atractivo y el éxito de los BRICS es la ausencia de cualquier agenda de confrontación u programa ‘oculto’. Repito, somos una asociación de personas de ideas afines. Los Estados miembros del grupo no construyen la interacción mediante una lógica de ‘líder-satélite’, sino que se ponen de acuerdo entre sí a través de consultas, toman decisiones colectivamente, observando el principio inquebrantable del consenso.

Para concluir, quisiera subrayar una vez más que, guiados por tales enfoques, los países BRICS realmente expresan en la práctica los intereses de la mayoría mundial.

Articulo cortesía: Gerney Ríos González

 

Related Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *